Oración para la Cónfer de Getafe, mes de abril, 2022

Comunidad Sagrada Familia de Burdeos. Pinto 

INTRODUCCION

En esta cuaresma nos sentimos interpelados/as de una manera especial a solidarizarnos y orar teniendo presentes las situaciones mundiales de diversa índole: políticas, sociales, religiosas y de nuestro planeta; situaciones cercanas y lejanas que nos afectan y que no nos dejan indiferentes. 

Hoy traemos todo esto a nuestra oración, (concretar nombrando algunas) queremos escuchar al espíritu, dejar que nos hable en nuestra historia presente, como hablo a nuestros fundadores y fundadoras, en su época; escuchar y dejarnos guiar, por el espíritu de nuestros institutos, pedir la luz y la fortaleza para ser fieles a la inspiración inicial, a nuestra llamada y dar respuestas creíbles como vida religiosa.

 Tomamos prestadas las palabras del documento Vita Consecrata, que nos invita a mirar largo y con esperanza; 110. ¡Vosotros no solamente tenéis una historia gloriosa para recordar y contar, sino una gran historia que construir! Poned los ojos en el futuro, hacia el que el Espíritu os impulsa para seguir haciendo con vosotros grandes cosas.

 Haced de vuestra vida una ferviente espera de Cristo, yendo a su encuentro como las vírgenes prudentes van al encuentro del Esposo. Estad siempre preparados, sed siempre fieles a Cristo, a la Iglesia, a vuestro Instituto y al hombre de nuestro tiempo. De este modo Cristo os renovará día a día, para construir con su Espíritu comunidades fraternas, para lavar con Él los pies a los pobres, y para dar vuestra aportación insustituible a la transformación del mundo. 

 

 

CANTO:  DIOS ES FIEL

Dios es fiel: guarda siempre su Alianza; 

Libra al pueblo de toda esclavitud. 

Su palabra resuena en los profetas 

Reclamando el bien y la virtud

 

Pueblo en marcha por el desierto ardiente: 

Horizontes de paz y libertad.

 Asamblea de Dios eterna fiesta; 

Tierra nueva, perenne heredad.

 

Si al mirar hacia atrás somos tentados

 De volver al Egipto seductor,

 El espíritu empuja con su fuerza

 A avanzar por la vía del amor. 

 

El mana es un don que el cielo envía,

 Pero el pan hoy se cuece con sudor. 

Leche y miel nos dará la tierra nueva, 

Si el trabajo es fecundo y redentor.

 

Y Jesús nos dará en el calvario 

Su lección: “hágase tu voluntad.” 

Y su sangre vertida por nosotros.

 Será el precio de nuestra libertad.

 

Mc 3,13-15, "Subió al monte y llamó a los que él quiso; y vinieron donde él. Instituyó Doce, para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar con poder de expulsar los demonios." 

 

SER SEGUIDORAS/ES DE JESUS:

Ser seguidor@s de Jesús, es proseguir tu obra y tu estilo de vida, Señor; es aceptar tu proyecto y vivirlo según tu espíritu Es perseguir tu causa: la construcción del reino y la liberación de toda persona oprimida, pues tu gran utopía es que vivamos como herman@s.

Es conseguir que podamos vivir con dignidad, con justicia para tod@s y en fraterna paz, donde desborde el servicio mutuo y la amistad. Es conseguir una comunidad de herman@s unida en el anuncio de tu Buena Noticia y, a la vez siendo servidor@s de quienes son más pobres. 

Seguirte es vivir animad@s por tu espíritu, actualizando aquí y ahora “tu camino” as hacer posible contigo el Reino, construyendo comunidades activas y orantes que den testimonio fiel de tus palabras. 

Anima señor nuestras comunidades en marcha, ayúdanos a discernir y escuchar tu Palabra a caminar con esperanza y vivir el amor con gestos. Señor que nuestras obras anticipen tu Reino. 

 

 

COMO EL PADRE ME AMO (Kairoi)

Como el Padre me amo, yo os he amado, 

permaneced en mi amor, Permaneced en mi amor.

 Si guardáis mis palabras y como hermanos os amáis, 

compartiréis con alegría el don de la fraternidad. 

Si os ponéis en camino, sirviendo siempre a la verdad,

fruto daréis en abundancia, mi amor se manifestara.

 

 No veréis amor tan grande, como aquel que os mostré. 

Yo doy mi vida por vosotros. Amad como yo ame.

 Si hacéis lo que os mando y os quieres de corazón,

 Compartiréis el pleno gozo, de amar como el amo. 

 

Se puede hacer silencio para interiorizar y un compartir comunitario

Salmo 26 – Tu eres mi Luz

 

Señor, Tú eres mi luz y mi salvación ¿a quién temeré? Tú eres la defensa de mi vida, ¿Quién me hará temblar?

  • Aunque la desilusión y el desencanto acampen contra mí, aunque la oscuridad y la duda me rodeen como un ejército, mi corazón, Señor Jesús, no tiembla.
  • Tú puedes iluminar a nuevos profetas que descubran los caminos que hemos de recorrer
  • Descansando en Ti, me siento en paz porque Tú conoces los secretos de los corazones y tomas las dificultades y problemas en tus manos dándoles horizontes de sentido.

  Señor, Tú eres mi luz y mi salvación ¿a quién temeré? Tú eres la defensa de mi vida, ¿Quién me hará temblar?

  • Yo confío en Ti, y desde esta seguridad veo que los obstáculos del camino van cayendo como hojas de otoño.
  • Sé que en las crisis me acogerás siempre en un rincón de tu tienda y yo me sentiré como en roca firme.

Señor, Tú eres mi luz y mi salvación ¿a quién temeré? Tú eres la defensa de mi vida, ¿Quién me hará temblar?

  • Busco tu rostro: ¡no me escondas tu rostro! No me abandones, porque Tú eres mi salvador
  • Dame la certeza de saber que, aunque todo se derrumbe a mi alrededor, Tú siempre permanecerás fiel a mi lado.
  • Espero en Ti, Señor. Dame un corazón arriesgado y valiente, Tú que eres luz para el camino y salvador en quien me apoyo.
  • Llena de tu esperanza los surcos nuevos que comienzan a abrirse. Todo es posible si Tú diriges nuestros pasos.
  • Crea en verdaderos profetas respuestas nuevas que correspondan a este momento que vivimos.

Señor, Tú eres mi luz y mi salvación ¿a quién temeré? Tú eres la defensa de mi vida, ¿Quién me hará temblar?

 

Silencio orante. 

Padre nuestro… 

 

Oración final

Dios, Padre de los pobres, tu Hijo Jesús nació y vivió entre nosotros/as pobre, humilde y dependiente. Abre nuestros ojos, nuestros corazones y nuestras manos para acogerte en los hambrientos y sedientos, en todos los abandonados y solitarios, en los refugiados víctimas de las guerras, en los pobres y enfermos, en quienes buscan la paz y se comprometen en la construcción de un mundo más justo y fraterno. Deja que nuestro amor se vuelva libre y espontáneo, como la ternura que nos has mostrado en tu Hijo. Amen. 

ORACIÓN DE COMUNIÓN- SINODALIDAD

03 MARZO (JUEVES) 2022
FRANCISCANAS DEL ESP.SANTO -FUENLABRADA



MONICIÓN

            El Papa al inicio de la CUARESMA, nos hace pensar en el camino sinodal, recordando el que recorrió Jesús. Un camino lleno de humildad, de humillaciones, silencios y de la negación de sí mismo. 
          Nosotros debemos seguir ese camino…nos dará alegría y nos hará fecundos, porque este camino que lleva a la negación de sí mismo, está hecho para dar vida en plenitud.
          También el Papa Francisco, nos exhorta a pedir la gracia de conservar la memoria  de todo lo  que el Señor ha hecho en nuestra vida.
          Y en esta memoria agradecida,  nos van ayudar dos modelos importantes en la Historia de la salvación y que son referentes en nuestra vida consagrada.
           MARÍA, la mujer del sí al plan de Dios y a una vida de silencio, y la fe y el silencio de SAN JOSÉ, esposo de María.

CANTO:

Como una tarde tranquila

como un suave  amanecer, 

era tu vida sencilla

en el pobre Nazaret.

Y en medio de aquel silencio

Dios te hablaba al corazón.

Virgen María, Madre del Señor,

danos tu silencio y paz

para escuchar su voz .

 

(Proclamado por una persona)

Madre del Sí, del silencio  y de la humildad. 

Tú vives perdida y encontrada en el mar 

sin fondo del Misterio del Señor.

Eres disponibilidad y receptividad.               

Fecundidad y plenitud.

 

Atención y solicitud  por los hermanos.

No existe dispersión en Ti.

Estás dentro de Dios y Dios  dentro de Ti.

Tu silencio no es ausencia, sino presencia.

Estás abismada en el Señor y al mismo tiempo

Atenta a los hermanos, como en Caná

Nunca la comunicación es tan profunda 

como cuando no se dice nada,

Y nunca el silencio es tan elocuente

como cuando nada se comunica.

 

Haznos comprender, que el silencio no es desinterés

 por los hermanos sino fuente de energía e irradiación.

El mundo se ahoga en el mar de la dispersión,

y no es posible amar a los hermanos, con un corazón disperso.

Envuélvenos en el manto de tu silencio y comunícanos Fe, Esperanza y Amor.

 

 

 

CANTADO:

Virgen María, Madre del Señor,

danos tu silencio y paz

para escuchar su voz. 

 

BREVE SILENCIO

 

 

San José hombre de fe y silencio (Proclamado por una persona)

    Aprendamos de José, que en los evangelios nunca habla, aunque lo hace de otra manera, es decir, cultivando  el silencio, para dejar espacio a la palabra de Dios. De este modo, permite que el Espíritu Santo regenere y sane nuestra lengua, para no herir más a nuestros hermanos. “Aprendamos de él a unir el silencio con la acción”.

    Francisco afirmó que “el silencio de José no es un mutismo; es un silencio lleno de escucha, un silencio laborioso, que pone de manifiesto su gran interioridad”.

   Jesús, en Nazaret, creció en esa “escuela,” buscando siempre “espacios de silencio”, e invitando a sus discípulos a hacer la misma experiencia

    Qué bonito sería si, cada uno de nosotros, a  ejemplo de San José, lográramos recuperar esta dimensión contemplativa de la vida abierta de par en par, precisamente por el silencio. Pero sabemos, por experiencia, que no es fácil. El silencio nos asusta, porque nos pide entrar dentro de nosotros mismos y encontrar la parte más verdadera y profunda de cada uno.

 

HIMNO A SAN JOSÉ

Silencio breve

 SALMO 14  

(Versión actualizada)

Señor, ¿Quién puede hospedarse en tu tienda

Y habitar en tu monte santo?

 

Dínoslo tú Señor dinos donde hemos de poner el corazón

Y cómo tener una mirada limpia

 

Ayúdanos a ser leales, claras y verdaderas como el agua,

a llamar a las cosas  por su nombre.

 

Danos la gracia de frenar la lengua  y que 

no dañe el alma del hermano.

 

Concédenos, Señor, parecernos  a ti poner el corazón

  y la ternura en los desfavorecidos de este mundo

 

¿Quién puede hospedarse en tu tienda?

el que se asemeja a ti, el que te ama,

el que mira, habla y actúa como tú

el que tiene un corazón como el tuyo.

El que así obra, nunca fallará

REFLEXIÓN:
1.- ¿Esta oración, nos ha ayudado a sentirnos Iglesia en comunión? 

2.- Pasos que debiéramos  dar para vivir nuestra vida consagrada en este momento difícil  de la historia.

3.- El reconocer que el Señor nos da Espíritu y Vida, nos lleva a vivir con serenidad y fortaleza nuestra debilidad?


 

ORACIÓN FINAL

San José, hombre de silencio, tú que en el Evangelio no has pronunciado  ninguna palabra, enséñanos a ayunar  de las palabras vanas, a redescubrir el valor  de las palabras que edifican, animan, consuelan, sostienen. Y ayúdanos siempre a unir los hechos a las palabras. Amén

Oración de comunión, enero 2022

En Humanes hay dos comunidades religiosas:
-las hermanas Pasionistas, Teresa y María, hacemos la memoria de la Pasión de Jesús en los crucificados de hoy. Prestamos nuestros servicios, aquí, en Humanes, participando a la pastoral de la parroquia de San Pedro y a sus actividades comedor, ropero. Visitamos a los enfermos y a la residencia de ancianos.
- Las hermanitas del Sgdo Corazón (C. de Foucauld): Soledad y Mikaela, vivimos una presencia de oración y amistad en nuestro barrio; colaboramos a la obra social de nuestra parroquia,  como ropero. Una hna sigue participando en APLA en alguna actividad.

Con esta oración, nos invitamos a hacer del año 2022 un camino de bendición.

Hoy en la tierra nace el amor.

Hoy en la tierra nace Dios

*Alegría, paz y amor en la tierra a los hombres

Alegría, paz y amor, esta noche nace Dios

 

*Alegría, gozo y paz en la tierra a los hombres

      Alegría gozo y paz  Esta noche es Navidad

 

*Alegría, paz y bien en la tierra a los hombres,

Alegría, paz y bien, hoy Dios nace en Belén.

 

 

Salmo 33

Bendigo al Señor en todo momento

Su alabanza está siempre en mi boca;

Mi alma se gloría en el Señor:

Que los humildes lo escuchen y se alegren.

 

Proclama conmigo la grandeza del Señor,

Ensalcemos juntos su nombre.

yo consulté al Señor, y me respondió,

me libró de todas mis ansias.

 

Contempladlo, y quedaréis radiantes,

Vuestro rostro no se avergonzará,

Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha

Y lo salva de sus angustias.

 

El angel del Señor acampa

En torno a sus fieles y los protege.

Gustad y ved que bueno es el Señor,

Dichoso el que se acoge a él.

 

Todos sus santos, temed al  Señor,

Porque nada le falta a los que le temen;

Los ricos empobrecen y pasan hambre,

Los que buscan al Señor no carecen de nada.

 

Isaías 60,1-6  “Levántate y brilla, que ha llegado tu luz y la gloría de Yahvé amaneció sobre ti.

La oscuridad cubre la tierra y los pueblos están en la noche,pero sobre ti se levanta Yahvé, y sobre ti aparece su gloria. Los pueblos se dirigen hacia tu luz y los reyes, al resplandor de su aurora.Levanta los ojos a tu alrededor y contempla: todos se reúnen y vienen a ti…”

Momento de silencio.

DE Martin Luther King

LUZ PARA EL CAMINO

“Hoy en medio de la noche del mundo, y en la espera de la buena nueva, afirmo can audacia mi fe en el porvenir de la humanidad.

Me niego a creer que las circunstancias actúeles incapaciten al hombre para hacer una tierra mejor. 

Me niego a compartir la opinión de quienes pretenden que el hombre está tan cautivo de la noche sin estrellas, del racismo, de la opresión y de la guerra, que la aurora radiante de la paz y de la fraternidad no podrá nunca llegar a ser una realidad.

Me atrevo a creer que un día, todos los habitantes de la tierra, podrán hacer tres comidas para mantener la vida de su cuerpo, y podrán recibir la educación y la cultura necesarias para la salud de su espíritu, y la igualdad y la libertad para la vida de su corazón.

Creo igualmente, que un día toda la humanidad reconocerá en Dios a la fuente de su amor. Creo que este amor salvador y pacífico será un día ley. El lobo y el cordero podrán descansar juntos, todos los hombres podrán sentarse bajo su higuera, en su viña, y nadie tendrá motivo para tener miedo.”

 

 

Con María, la mujer bendecida, damos gracias con el canto del Magnificat

Bendición irlandesa

“Que el camino salga a tu encuentro.

Que el viento siempre esté detrás de ti y la lluvia caiga suave sobre tus campos. Y hasta que nos volvamos a encontrar,

que Dios te sostenga suavemente en la palma de su mano

       . Que vivas por el tiempo que tú  

         quieras, y que siempre quieras 

          vivir plenamente”

PRESENTACIÓN.         Hermanas Oblatas del Stmo Redentor.

La comunidad de Hermanas Oblatas estamos en Ciempozuelos. Es casa madre de la Congregación.   Los fundadores José Benito Serra y Antonia de Oviedo (toma el nombre de “la Misericordia”) en 1864 abren una casa de acogida brindando apoyo y nuevas oportunidades a mujeres que ejercen prostitución. Esta vivencia da origen en 1870 a la Congregación religiosa.

Actualmente la comunidad somos seis Hermanas. A la vez que cuida y conserva lo referente a los fundadores e historia congregacional, también   desde 1983 la casa de espiritualidad es lugar de acogida, y encuentro para grupos y personas que solicitan su servicio. La Iglesia está disponible a servicio parroquial y en ella todos los domingos se celebra la Eucaristía. 

 

 

ORACIÓN

1.- MONICIÓN.

El adviento es siempre una espera que nos pone en movimiento. El viene, pero nosotros vamos caminando, haciendo camino. Es tiempo de los ojos abiertos, de anuncios, de vigías, de luces y de sueños.

En el recién iniciado adviento y celebración de la jornada mundial de los pobres, en este espacio de oración sintonizamos especialmente los consagrados y consagradas de nuestra diócesis de Getafe. Tenemos presente a las mujeres, hombres, niños, mayores, con quienes, en la calle, comunidad de vecinos, proyectos, parroquias, etc. hacemos camino conjunto, vamos tejiendo la fraternidad.

 

CANTO:   ABRE TU TIENDA AL SEÑOR,

ABRE TU TIENDA AL SEÑOR,
RECÍBELE DENTRO, ESUCHA SU VOZ.
ABRE TU TIENDA AL SEÑOR,
PREPARA TU FUEGO,
QUE LLEGA EL AMOR.


1.- El adviento es esperanza,
la esperanza, salvación;
ya se acerca el Señor;
preparemos los caminos,
los caminos del amor;
escuchemos su voz.


2.- Que se rompan las cadenas,
que se cante libertad,
el Señor nos va a salvar;

3.- Por la ruta de los pobres
va María, va José;
van camino de Belén;
en sus ojos mil estrellas,
en su seno Emmanuel;
El será nuestro Rey.



 

EL QUE VIENE 

(se puede hacer a dos coros)

El que viene nos enamore y 

su Amor nos queme las entrañas.

            El que viene nos habite y

            su verdad nos haga libres.

El que viene nos interpele y

su Vida nos sane las heridas.

            El que viene nos ilusione y

su Luz nos sostenga en la confianza.

El que viene nos cuestione y

su alegría nos encuentre buscando la felicidad en él.

El que viene nos contagie y

su Palabra nos encienda el corazón.

El que viene nos espabile y 

su Espíritu nos arranque las viejas formas y costumbres.

El que viene nos movilice y 

su Esperanza nos haga soñar y profetizar.

El que viene nos aliente y 

su Encarnación nos impulse a optar por los más débiles.

El que viene nos irradie y

su Pasión por la humanidad nos proyecte a anunciar

la utopía de la Cruz

    (Juan Ignacio Villar, pasionista)

 

Lectura: Mt. 7,21.24-27

«No todo el que me diga: "Señor, Señor", entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial. «Así pues, todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre roca. Y todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica, será como el hombre insensato que edificó su casa sobre arena: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó, y fue grande su ruina».

AUDICION: “ Sólo en Dios” (CD: Fuego y abrazo. De Ain Karem)

2.- LA LLAMADA A CAMINAR JUNTOS

El camino sinodal se desarrolla dentro de un contexto histórico caracterizado por cambios “apócales” de la sociedad y por una etapa crucial de la vida de la Iglesia, que no es posible ignorar: es en los pliegues de este contexto complejo, en sus tensiones y contradicciones, donde estamos llamados a «escrutar a fondo los signos de los tiempos e interpretarlos a la luz del Evangelio»

 (GS, n. 4).

Espacio para interiorización y compartir.

Oración de petición.

  • Por la Iglesia, que en este proceso sinodal se deje conducir por el espíritu, por los caminos del evangelio.
  • Por los gobernantes de pueblos y naciones, que trabajen por una sociedad más justa y solidaria.
  • Por las familias especialmente afectadas por la erupción del volcán de Palma, que experimenten la cercanía, ayuda y  solidaridad  necesarias en esta situación de pérdidas y sufrimiento.
  • ……

3.- MARÍA

 es la mujer asombrada por el misterio de una vocación,  de una maternidad que desconcertó. Bendita maternidad de María que nos trasciende al sentido materno de Dios que nos salva desde la feminidad más fecunda de la historia.

YO TE SALUDO, MARÍA 

  • Yo te saludo, María,

porque el Señor está contigo:

en tu casa, en tu calle, en tu pueblo,

en tu abrazo, en tu seno.

Yo te saludo, María,

porque te turbaste

–¿Quién no lo haría ante tal noticia?–

más enseguida recobraste paz y ánimo

y creíste a un enviado cualquiera.

  • Yo te saludo, María,

porque preguntaste lo que no entendías

–aunque fuera mensaje divino–

y no diste un sí ingenuo ni un sí ciego,

sino que tuviste diálogo y palabra propia.

  • Yo te saludo, María,

porque concebiste y diste a luz

un hijo, Jesús, la vida;

y nos enseñaste cuánta vida

hay que gestar y cuidar

si queremos hacer a Dios presente en esta tierra.

  • Yo te saludo, María,

porque te dejaste guiar por el Espíritu

y permaneciste a su sombra,

tanto en tormenta como en bonanza,

dejando a Dios ser Dios

y no renunciando a ser tú misma.

  • Yo te saludo, María,

porque abriste nuevos horizontes

a nuestras vidas,

fuiste a cuidar a tu prima,

compartiste la buena noticia,

y no te hiciste antojadiza.

  • Yo te saludo, María.

¡Hermana peregrina de los pobres de Yahvé, camina con nosotros,

llévanos junto a los otros

y mantén viva nuestra fe!

 

                       Florentino Uribarri

¿No te importa que perezcamos?

¡Cuántas veces nos ha surgido esa pregunta al Señor! Ante situaciones, acontecimientos, personales, familiares, comunitarios, del mundo en que vivimos y sus sufrimientos e injusticias.

El mar en el evangelio está muy presente. Es fuente de vida y alimento, lugar de trabajo. La gente, y Jesús también, lo cruza continuamente. Es también un lugar imprevisible, se niega a veces a proporcionar sus frutos, misterioso, peligroso. Que se lo digan a los que se lanzan continuamente a cruzarlo buscando un futuro mejor, a riesgo de perder la vida, o a los marinos y pescadores. Imagen de la realidad del mundo y de nuestras vidas. 

La barca en la que van los discípulos con Jesús, imagen de la Iglesia. Vive esa realidad, junto a otros hombres y mujeres, sometidos a las mismas situaciones: “otras barcas lo acompañaban”. Buscan, esperan… ¡Hay tantos en nuestro mundo, en nuestros barrios y lugares de vida! 

Jesús duerme en medio de la tempestad. ¿Un sueño de desentendimiento de la realidad? No parece. Es un sueño de confianza en el Padre, de ánimo pacificado. “Nada temo, porque tú vas conmigo” (Sal 22). Su sueño no es ausencia, es presencia confiada. Demostración: “increpó al viento y dijo al mar: “¡Silencio, enmudece! El viento cesó y vino una gran calma”. Jesús es el Señor, vencedor del mal y de la muerte. No solo los discípulos, sino todos los buscadores que los acompañan se benefician de ello. 

“¿Aún no tenéis fe?”, ¿después de todo lo que habéis visto y oído desde que estáis conmigo?

La fe no es solo creer en Dios, eso hasta los demonios lo hacen. La fe es confiar en Él, es no tener miedo. ¡Señor, aumenta en nosotros esa fe!

CONTEMPLACIÓN ANTE UN VOLCÁN 

  La erupción del volcán de La Palma dura ya más de un mes… Unos se preguntan por qué Dios permite todo esto. Otros callan y contemplan en silencio el avance impredecible de la lava. Unos rezan pidiendo al cielo fuerza y valor para seguir adelante. Otros lloran en silencio. Unos hacen reportajes del espectáculo. Otros abren sus puertas y sus manos a quienes han perdido todo. Unos invocan a todos los santos y organizan rogativas para que esto pare. Otros hacen promesas de ayudas que muchas veces no llegarán. Unos piensan que la naturaleza se está vengando del destrozo ecológico. Otros ven en todo esto una llamada a la solidaridad…

 

 

  Yo pensaba que el hombre era grande por su poder, grande por su saber, grande por su valor. Yo pensaba que el mundo era grande y me equivoqué, pues grande sólo es Dios.

 Sube hasta el cielo y lo verás: ¡qué pequeñito el mundo es! Sube hasta el cielo y lo verás, como un juguete de cristal que con cariño hay que cuidar Sube hasta el cielo y lo verás. 

  Muchas veces el hombre buscaba ser como Dios, quería ser como Dios, soñaba ser como Dios. Muchas veces el hombre soñaba y se despertó, pues grande sólo es Dios. 

  Caminando por la vida hay veces que encontrarás cosas que extrañarás, hombres que admirarás. Caminando por la vida hay veces que pensarás que el hombre es como Dios.

REFLEXIONES
 (inspiradas en unos textos de Pedro M. Lamet)
Podemos ir leyéndolas, haciendo una breve pausa después de cada una

PEQUEÑEZ DEL HOMBRE. El hombre, a pesar de los logros alcanzados en la ciencia y la tecnología, sigue siendo un pequeño insecto en medio del Cosmos, impotente ante estos fenómenos naturales como un volcán, tifones, tsunamis, riadas, etc. El orden cósmico nos supera. Este volcán es como una cerilla que ilumina mi mente para saltar hacia el Universo y decirme: Mira más allá y acepta una visión del mundo que rompe con tus horizontes estrechos, con tus criterios del tiempo y del espacio.

 

FRAGILIDAD. La vida humana es más importante que toda posesión material. Pero siempre está en riesgo. ¿Tenemos conciencia de que el devenir de nuestra vida temporal tiene un término? Construimos fábricas, casas, graneros, propiedades. Nos llamamos dueños del futuro. Y en un santiamén “como ladrón” en este caso la naturaleza se lo lleva todo. ¿En dónde he puesto mi corazón?

ESPECTÁCULO. El volcán de la Palma tiene una dimensión espectacular. Hemos seguido la apertura de sus bocas, el río de lava hacia el mar, su bramido continuo. Lo hemos visto embobados e impotentes. Su fuerza ante nuestra pequeñez, su belleza junto a su poder devastador. Hasta el dolor tiene un misterio de belleza. La Tierra es un ser vivo en continua transformación. ¡La maravilla de la creación!

 

 

SILENCIO.  El volcán recuerda que hay una inteligencia, un fuego, una vida, una energía sembrada en el interior del Cosmos. Sólo podemos acceder a ella desde el silencio. El volcán, como la sonrisa de un niño, el movimiento de las mareas, el capullo de una flor, el parto de una madre, y mil cosas que me rodean, me llevan a arrodillarme en silencio y saborear un amor sin medida ni raciocinio.

POBREZA. Los pequeños, los pobres, los que han perdido todo lo que tenían, siempre son las principales víctimas. Han visto cientos de edificios tragados por la lava: hogares construidos con el esfuerzo de años, iglesias llenas de recuerdos, escuelas, plataneros que daban de comer…

SALMO 97  

“Los montes se derriten como cera”

El Señor reina, la tierra goza, se alegran las islas innumerables. 

Tiniebla y Nube lo rodean, Justicia y Derecho sostienen su trono. 

Delante de él avanza el Fuego abrasando todo en torno suyo; 

sus relámpagos deslumbran el orbe, y viéndolos, la tierra se estremece;

 los montes se derriten como cera ante el Señor de toda la tierra.

El cielo pregona su justicia y todos los pueblos contemplan su gloria; 

Tú eres, Señor, altísimo sobre toda la tierra, encumbrado sobre todos los dioses;

 Amanece la luz para el honrado y la alegría para los hombres sinceros. 

Alegraos, justos, con el Señor, celebrad su santo nombre.

 Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu por los siglos de los siglos. Amén

 

ORACIÓN inspirada en textos de los obispos de Canarias

Gracias, Señor, por los científicos que han aportado sus conocimientos y han permitido prevenir los riesgos.   

          Gracias también por la entrega y dedicación de las autoridades para evitar, en lo posible, los daños personales y la pérdida de vidas humanas. 

Gracias, Señor, por los cuerpos de seguridad: La Guardia Civil, la Policía Nacional, las Fuerzas Armadas, los Bomberos y todos los que atienden a la población afectada. 

         Gracias también por el trabajo de los miembros de Protección Civil, de los Servicios Sociales, de Cruz Roja, de Cáritas, y de otras instituciones públicas y privadas. 

Gracias, Señor, por las personas particulares que han ofrecido sus casas y su prestación personal a los más directamente afectados.   

        Gracias también por todos los que se están volcando para acoger, acompañar y atender las necesidades de los damnificados. 

Ante los efectos de la catástrofe, te encomendamos, Señor, a las personas afectadas para que las protejas del pesimismo y les des fortaleza para afrontar, con paciencia y esperanza, esta tribulación que están padeciendo.

       Y también te pedimos, Señor, que les concedas consuelo en su aflicción; que sientan la cercanía y la ayuda por parte de toda la sociedad, y que los programas de reconstrucción les permitan rehacer sus vidas.

Tiempo de oración silenciosa

Virgen de los Dolores
también llamada 
VIRGEN DE LOS VOLCANES, patrona de Lanzarote

  ORACIÓN A MARÍA
  Haciendo una paráfrasis de la oración del Papa Francisco, con motivo de la pandemia, le decimos a María:

María, Madre nuestra, implora al Padre de misericordia que esta dura prueba termine y que volvamos a encontrar en la isla de La Palma un horizonte de esperanza y de paz. 

  Protege a todos los que se desviven por ayudar y evitar mayores males. Acompaña su precioso servicio y concédeles fortaleza, bondad y salud.

  Madre Santa, acrecienta en nosotros el sentido de pertenencia a la gran familia humana, para que con espíritu fraterno y solidario salgamos en ayuda de las numerosas formas de pobreza y situaciones de miseria que genera este volcán.

  Madre nuestra, María, Consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos atribulados, haz que la vida pueda reanudar su curso normal con serenidad y en paz.

  Nos encomendamos a Ti, Madre, que brillas en nuestro camino como signo de esperanza. Tú que eres nuestra Madre en la fe, y esperanza de nuestro pueblo, sigue ofreciendo tu ternura y acogida amorosa para nosotros y para los habitantes de La Palma. Amén